Seguidores

miércoles, 28 de noviembre de 2012

ESTE JUEVES, UN RELATO: " A la luz de una vela"



Recuerdo que hubo veces en que me pregunté cómo habría sido tener ganas de escribir cosas con la poca luz que puede dar la pequeña llama de una vela o, también, como se dice, a la luz de un candil.
Debo reconocer que creí alguna vez que la luz de esa vela me daba motivos para la escritura ya que permitía poder ver lo que iba escribiendo y no alcanzaba a entender cómo se podía plasmar en palabras todo mi sentir con la semi oscuridad  que me envolvía.
No había descubierto todavía que la verdadera luz estaba en la idea que se encontraba guardada en mi mente y también en mi corazón.
Fueron momentos en que pensaba que no puede escribirse nada cuando falta la luz que tiene que iluminar el papel a usar; esos mismos momentos que algún tiempo después hicieron que comprendieron que la verdadera luz es la que llevamos dentro, esa que está pronta para surgir y dejarnos enseñanzas, la que nos marca el camino a seguir, la que educa, la que acompaña nuestros sueños y los ilumina.
Tener la suerte de saber que somos dueños de esa luz, que podemos disfrutarla en los momentos difíciles, cuando buscamos la verdad, esa que todavía no entendemos.
Tener la suerte de ver que esa luz tan mágica sirve a nuestro alrededor para guiarnos, a nosotros y a quienes nos acompañan.
Darnos cuenta que encontramos lo que nos aleja de ciertas oscuridades que tanto mal pueden causarnos, y por suerte sirven para poner una distancia -la necesaria- para que nada nos lastime y perjudique.
La lista de bondades que nos da esa luz es interminable, por eso nuestro mayor cuidado tienen que estar en el deseo permanente para que nunca se apague.
No es necesario que esa luz tenga la fuerza de una hoguera, basta con que esté, por chica que parezca, pero que esté viva, y nos ayude a que podamos sentir que vivimos todavía.
Y nos damos cuenta de golpe que para defender un ideal no es necesaria la estridencia con que lo gritemos, muchas veces, la razón descansa y se nutre en el más débil de los murmullos que llevamos bajo la piel.
Hay fuegos que necesitan espacio para que se noten, hay otros tan chicos que apenas sí se ven, pero están. Es la enorme virtud que tiene la luz de esa vela que debe vivir a nuestro lado, esa que apenas puede verse, pero está.
Y eso es lo mejor, lo que no tiene precio, lo que vale ¡está!
Simplemente está.

más lucecitas de vela en lo de Encarni

50 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, un gusto.
      Saludos, Eduardo desde el perfil de mi hija.

      Eliminar
  2. Llevas razón la verdadera luz está en nuestro interior, pero necesitamos de esa pequeña luz de la vela tenue, silenciosa, acogedora y que invita a mirarte por dentro y sacar todo lo que hay en ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay luz pequeña, cuando podemos manejar nosotros la llave para encenderla.
      Saludos, Eduardo desde el perfil de mi hija.

      Eliminar
  3. A esa llama interior hay que cuidarla mucho. A veces la azotan los vientos del diario vivir y amenaza con apagarse, no hay que dejar que eso pase.
    Que cierto lo de la estridencia; últimamente desde la presidencia para abajo todos gritan mucho como si eso sirviera para algo ...
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La estridencia cuando hay afonía no sirve. La llama interior que tenemos por muy chica que sea, ilumina.
      Saludos, Eduardo desde el perfil de mi hija.

      Eliminar
  4. La luz que se debe de seguir es la que nos marca nuestra propia conciencia. Hay que seguirla confirmando que esa luz no deslumbra a los que nos acompañan a nuestro alrededor.

    Un abrazo Eduardo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mejor deseo es que esa luz no nos abandone nunca.
      Saludos, Eduardo desde el perfil de mi hija.

      Eliminar
  5. yo diría, joven eduardo , que en todos está esa luz interior. es más, dicen que entre los sicópatas no está. yo, desde luego, no lo creo. esa luz es la que nos hace humanos. incluso al máyor de los animales humanos, al lobo que suele ser a veces el hombre, esa luz le acompaña...
    es el adjetivo que nos confiere humanidad...
    medio beso, joven eduardo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si falta esa luz, somos un montón de nada.
      Saludos, Eduardo desde el perfil de mi hija.

      Eliminar
  6. ah, como la otra semana, a penas se me pudo ver...
    esto, que es mi comentario para sindel, te lo dejo también a ti...
    https://www.facebook.com/video/video.php?v=173969892747073&saved

    ResponderEliminar
  7. Totalmente de acuerdo Eduardo, nuestra flama interior es la que nos da el brillo que asoma a los ojos, a la idea, al espíritu que pongamos en cada cosa que hagamos. Esa llamita es la que no debe faltar.
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa "llamita" si queremos, es una hoguera y la manejamos nosotros.
      Tan difícil no es.
      Saludos, Eduardo desde el perfil de mi hija.

      Eliminar
  8. Lo de "la verdadera luz está en el corazón", me ha gustado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi mejor deseo es que siempre esté.
      Saludos, Eduardo desde el perfil de mi hija.

      Eliminar
  9. ¡Que seria de un cuerpo sin sú alma! La luz interior nos enseña el camino de nuestra senda vital,nos hace húmanos, y eso generálmente nos llena de paz y alegria.
    Eduardo, con tu permiso te enlazo, para poder volver.
    Saludos amistosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Permiso concedido. Que nunca falte esa luz interior para que siempre seamos humanos. Ha sido un gusto.
      Saludos, Eduardo desde el perfil de mi hija.

      Eliminar
  10. Totalmente de acuerdo con tu texto. Pienso que la verdadera luz la llevamos dentro.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias.
      Saludos, Eduardo desde el perfil de mi hija.

      Eliminar
  11. Hola Eduardo, me gustan mucho tus reflexiones, y estoy de acuerdo con vos en que la luz y el fuego están dentro de cada uno, algunos brillan y calientan más, otros apenas titilan.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que no nos falte ni luz ni fuego! y que siempre brillen.
      Saludos, Eduardo desde el perfil de mi hija.

      Eliminar
  12. Es la fuerza que vive en nosotros, la que nos guia. Buena reflexión Eduardo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se agradece!
      Saludos, Eduardo desde el perfil de mi hija.

      Eliminar
  13. Esa llama y esa luz interior es la que debe de guiar nuestros comportamientos siempre. Es lamentable que a veces la dejemos apagar sin ser plenamente conscientes de lo mucho que esa extinción nos perjudica.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. totalmente de acuerdo.
      Saludos, Eduardo desde el perfil de mi hija.

      Eliminar
  14. a encender y buscar la luz que llevamos dentro... muy cierto lo que dices... besos... ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy agradecido por tus palabras.
      Saludos.
      Eduardo, desde el perfil de mi hija.

      Eliminar
  15. Esa es la luz que necesitamos cada día, pequeña para que vayamos de a poco intentando no caer, y reparar cualquier tropezón. Ademas debe tener el equilibrio justo de voluntad, para que no se apague.
    Me encanto Eduardo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias por tus comentarios.
      Saludos.
      Eduardo, desde el perfil de mi hija.

      Eliminar
  16. Es un placer leerte, Eduardo. Hay que tener esa llama siempre encendida

    Un abrazo

    lola

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. agradezco de corazón tus palabras.
      Saludos.
      Eduardo, desde el perfil de mi hija.

      Eliminar
  17. Querido amigo nonogenario: No se si eres de verdad o es otra fantasia de nuestra amiga neogéminis. En todo caso, al luz que emana de nuestro corazón, siempre es la que alumbra mas y mejor. Buen texto. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy real, no tengas dudas.
      Saludos.
      Eduardo, desde el perfil de mi hija.

      Eliminar
  18. La luz interior es imprescindible para seguir viviendo, tienes razón, si la tenemos podemos con todo, hasta con el peor de nuestros males.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que nunca te falte.
      Saludos.
      Eduardo, desde el perfil de mi hija.

      Eliminar
  19. Todos emitimos luz, lo que tenemos es que verla para saber disfrutar de ella y saber que nos guarda.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. completamente de acuerdo.
      Saludos.
      Eduardo, desde el perfil de mi hija.

      Eliminar
  20. Al hilo de tu relato, una frase que leí hoy mismo, de Arturo Graf: El saber y la razón hablan; la ignorancia y el error gritan.
    Me ha encantado como explicas lo que es la verdadera luz.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy agradecido por tus palabras.
      Saludos.
      Eduardo, desde el perfil de mi hija.

      Eliminar
  21. Que buen disparador de buenas ideas ese candil y qué cierto la necesidad de la única luz verdadera: la interior.
    Tus palabras iluminan con luz propia y es un placer leerte.
    un fuerte abrazo y buen domingo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco mucho tus lindas palabras.
      Saludos.
      Eduardo, desde el perfil de mi hija.

      Eliminar
  22. "La verdadera luz es la que llevamos dentro". Me quedo con esa frase, que creo que resume a la perfección lo que nos quieres trasmitir con este bello relato. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy agradecido por tus palabras.
      Saludos.
      Eduardo, desde el perfil de mi hija.

      Eliminar
  23. "Y nos damos cuenta de golpe que para defender un ideal no es necesaria la estridencia con que lo gritemos" Muy acertado pensamiento, más en estos tiempos. Donde el griterío y la necesidad de imponer al otro las ideas propias, parece un ensordecedor escándalo, llenos de malas intenciones y glopes bajos. Excelente texto, me gustó, me iluminó..

    ResponderEliminar
  24. Estamos muy de acuerdo.
    Saludos.
    Eduardo, desde el perfil de mi hija.

    ResponderEliminar
  25. Cuantas veces hemos leído con una pequeña luz, en la cama con una linternita, o con velas en la posguerra. Y siempre resultaban momentos, aunque estuvieras acompañado, de perfecta soledad, sólo el lector rodeado de un suave brillo. Que nostalgia

    ResponderEliminar
  26. Me alegro por haber despertado esa nostalgia.
    Saludos. Eduardo, desde el perfil de mi hija

    ResponderEliminar
  27. Maravilloso leerte- Me he metido dentro de tus letras

    ResponderEliminar