Seguidores

miércoles, 19 de diciembre de 2012

ESTE JUEVES, EL TÍTULO DE MI BLOG

CARTAS QUE NUNCA FUERON ENVIADAS



Hay muchas, tal vez, que fueron escritas en su momento, como consecuencia de algo repentino que sucedió en mi vida, pero distintos motivos frenaron su envío y esas cartas quedaron solas y abandonadas en un rincón.
Otras veces, con todo mi entusiasmo, fueron escritas y a último momento me pareció que algo faltaba y busqué las palabras, esas que sentía ausentes, que no querían aparecer, y todo quedaba abandonado.
Ese empuje inicial ya no estaba y todo el valor que podía haber en mis escritos, desaparecían, nacieron las dudas y las cartas aquellas quedaron sin vida.
Hubo otros momentos en que creí haber encontrado las palabras justas y necesarias para hacerme entender y la timidez que en ese momento apareció, frenó aquellas ganas y lo que creí que era una verdad sincera y pura, ya no tuvo consistencia. Hubo algo, como un miedo, que la contuvo y aquel papel que había empezado a usar, quedó en blanco y todo se borró.
Querer decir y no saber cómo escribirlo y empezar una y otra vez, y las palabras me parecían torpes. Temas que buscaban, no aparecían y otra vez el papel seguía en blanco.
Si buscara debajo de mi piel todo aquello que quise escribir en una carta y no pude, me preguntaría qué era lo difícil, el sentir algo y escribirlo, o el no saberlo escribir.
Y otra vez, debajo de esa piel, había un sin fin de cartas escritas, sólo faltaba ponerlas en un papel, y no supe, y nuevamente ese papel en blanco siguió vacío y ni hay una letra que pudiera leerse, habiendo tantas por poner.
Me pregunto ¿sirve de algo sentir lo que se siente?
Me pregunto ¿todo toma valor cuando escribimos?
Me pregunto ¿no basta tener la satisfacción de saber valorar lo que pensamos?
Me pregunto ¿si no supiera escribir, no tendría sentimientos?
Y llegué a una conclusión: el mérito no está en enviar una carta, lo que importa es la carta sentida por uno, aunque no llegue. Y lo más importante está en saber que hay temas de sobra para escribir.
Finalmente pienso en qué sería nuestra vida, sino tuviéramos tema sentido para escribir.

Más relatos jueveros en lo de Gustavo

34 comentarios:

  1. Muchas preguntas por contestar en la soledad de cada cual, es bueno que las hayas planteado en voz alta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por escucharme y acompañarme.
      Saludos.
      Eduardo, desde el perfil de mi hija.

      Eliminar
  2. Me parece que cada tiempo de la vida tiene su propio matiz y sus propias misivas omitidas, las más de la veces por ignorancia o dejadez. Guardar todo lo escrito desde la infancia y leerlo a partir de cuarenta o cincuenta años después, sin prejuicio, sin rubor, eso enriquece... y mucho. Bsss. que pases feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre conviene estar aferrado a los recuerdos.
      Saludos y Felices fiestas.
      Eduardo.

      Eliminar
  3. Comprendo ese sentimiento, expuesto en cartas no enviadas, como en sentimientos no compartidos. Por ello comparto con agrado tu conclusión.
    Un abrazo y felices fiestas, Eduardo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la coincidencia!
      Saludos y Felices fiestas.
      Eduardo.

      Eliminar
  4. Hay que liberar a los tinteros de tanta oscuridad :) y escribir.
    Te mando un abrazo y mi sincera admiración, Eduardo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la visita!
      Saludos y Felices fiestas.
      Eduardo.

      Eliminar
  5. Cuantas cosas se quedaron en el tintero. Cuantas palabras se querían decir y no se dijeron. Cuantas cartas se querían enviar y se guardaron. Supongo que la vida siempre nos da la oportunidad de volver a expresar lo que realmente queríamos decir.

    Un placer y un abrazo Eduardo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que no pudo ser, quedó en el recuerdo, y allí conservan un lugar, para siempre.
      Saludos y Felices fiestas.
      Eduardo.

      Eliminar
  6. Esa incertidumbre al pensar o sospechar que las cartas, las palabras no sirven o nos sirven a nosotros mismo, como mucho, la he sentido.
    Pero, lo digo sinceramente, creo que valen las letras porque se nota la vida comunicada si es sincera si es intensamente soñada.
    Me alegra que nos regales tus palabras enviadas,no nos falles.
    Besitos cariñosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre lo tendré presente, para próximas escrituras.
      Saludos y Felices fiestas.
      Eduardo.

      Eliminar
  7. Con frecuencia sufro la impotencia que produce el no saber encontrar las palabras adecuadas para expresar aquello que sentimos. Muchas cartas quedaron sin envío sin embargo he de decirte que, aunque tarde, he llegado a la conclusión de que merece la pena escribirlas aunque el lenguaje no acierte a expresar con precisión lo sentido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que vale es la intención sincera de escribirlas!
      Saludos y Felices fiestas.
      Eduardo.

      Eliminar
  8. Mi querido amigo pues creo que en cierta forma coincidimos yo también tengo cartas sin enviar más bien versos sin enviar pero miles de ellos que se encuentran escritos y... que aún sigen naciendo nuevos sin poder de ninguna forma enviarse por que... simplemente no se puede o nunca se ha podido... vaya las razones por que no enviar algún escrito pero miles y un millón para escribirlos y que aun lo sigo haciendo... besos querido amigo me has tocado el corazón y en tu relato de este jueves verdaderamente me he sentido uy identificada,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que seguir haciéndolo, aunque acumulemos miles!
      Saludos y Felices fiestas.
      Eduardo.

      Eliminar
  9. Desde siempre,ese sentimiento nos acompaña. Por eso estamos aquí, escribiendo cartas en un blog, tratando de descifrar y desmanejar inquietudes, dudas y sentimientos.

    Tus preguntas son máximas, y has expresado con claridad meridiana lo bien puesto que está el nombre de tu espacio.

    Cariños con admiración, para ti Eduardo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que estés de acuerdo.
      Saludos y Felices fiestas.
      Eduardo.

      Eliminar
  10. El primer impulso es el que no hay que cercenar, darle salida, liberarlo y ponerlo negro sobre blanco. Todo lo demás es puro accidente.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo bajo todo punto de vista!
      Saludos y Felices fiestas.
      Eduardo.

      Eliminar
  11. te responderé, joven eduardo, con mi experiencia...
    para empezar, echo de menos las cartas,las cartas de papel...
    conservo por algunos cajones algunas cartas que nunca mandé por que me refrenó el primer impulso...en especial recuerdo una mandada a la única novia que he tenido y que tendré...en esa carta había algo...ahora mismo ni lo recuerdo, la verdad, que me refrenó la intención de mandarla...ese algo era algo que podía en un momento dado hacer daño a mi ex...al menos así lo consideraba yo...es decir, hablo de ese pensar las cosas dos veces para acabar en ese círculo en espiral o en esa espiral que acaba en círculo y que te acaba paralizando..
    hay alguna carta por algún cajón que se quedó en eso, en carta...sabes, tengo una en concreto, ahora que me recuerdo, que forma parte de una especie de libro que escribí hace siglos...la carta, en su sobre, es una página más...
    no sé, cartas que uno nunca mandó...
    medio beso, joven eduardo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre, me encanta leer tus jugosos comentarios.
      Se agradecen!
      Saludos y Felices fiestas.
      Eduardo.

      Eliminar
  12. Todos tenemos cartas que no fueron escritas o que escribimos y no mandamos, pero lo más lindo es que pudimos volcar esos sentimientos en un papel y sobre todo tenerlos!!!
    Un abrazo y muchas felicidades en estas fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que siga perdurándonos esa sana costumbre!
      Saludos y Felices fiestas.
      Eduardo.

      Eliminar
  13. Pienso igual que Sindel, creo que todos tenemos cartas que nunca fueron escritas o enviadas pero que las palabras nos rondan como algo que quedó sin terminar. De todos modos ha estado bien como has contado porque le has llamado así a tu blog.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguiremos con esta costumbre!
      Saludos y Felices fiestas.
      Eduardo.

      Eliminar
  14. Todos tenemos cartas, es cierto, supongo que por que son palabras que salen de dentro y no se comparten... se amalgaman dentro del corazón, si... supongo que por eso este blog es un buen sitio para expresar...
    Felices fiestas
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que nunca nos falten las palabras que nacen de ese corazón
      Saludos y Felices fiestas.
      Eduardo.

      Eliminar
  15. **.°★。˛ °. *★* *˛. Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo˛ °_██_* ˛. (´• ̮•)*˛°ƸӜƷ ¸.•°*”˜ ƸӜƷ ˜”*°•. ✫** .°( . • . ) ˛°.ƸӜƷ ¸.•°*”˜ ƸӜƷ ˜”*°•. ✫** *(...'•'.. ) *˛╬╬╬╬╬----♥Con todo mi amor ♥
    Maribel

    ResponderEliminar
  16. Estoy de acuerdo Eduardo, creo que todos tenemos palabras que dejar salir, algunos hablan hasta sacarles chispas a los telefonos, a hasta dejar pelados los oidos, y a otros nos gustan las palabras escritas, es un placer al que hay que darle rienda, y lo interesante es que no falte tema de comunicación
    Un gran abrazo y muy felices fiestas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que en el futuro todo siga así!
      Saludos y Felices fiestas.
      Eduardo.

      Eliminar
  17. El que te decidieras Eduardo a dar rienda suelta a todas las palabras, a todas las cartas no enviadas, ha hecho que te conozcamos y nos perdamos en tu sentir. Eso me alegra.
    Un abrazo y mis deseos de paz y armonia junto a tu familia.

    ResponderEliminar
  18. Bueno, por algo lo Epistolar es un Género Literario. A mi las cartas me fascinan, escribirlas y recibirlas. Me ha pasado como a ti escribir cartas que finalmente no he enviado y pasado el tiempo encontrarlas y leerlas y son como un libro abierto de la vida emocional de aquel momento. También me ha sucedido leer cartas que sí he enviado, por ejemplo las cartas que escribí a mi abuela y cuando ella murió aparecieron todas dobladitas y ordenaditas en una caja. Verlas allí, ver mi letra y releerme tantos años después fue muy emocionante.
    Ya ves Eduardo, las Cartas son un preciado tesoro, las que se han escrito y las que no, las con remitente, las que escribimos para nosotros mismos, las que están por ser escritas, las enviadas y las que no. Escribir cartas es muy catártico!!!!

    ResponderEliminar