Seguidores

miércoles, 12 de septiembre de 2012

ESTE JUEVES UN RELATO: "Ojo por ojo"



Lamentablemente nos ha tocado vivir momentos muy difíciles donde nuestra tolerancia y paciencia, más la falta de respeto hacia nuestro prójimo ha hecho posible, como cosa común y corriente, el actuar con decisiones tomadas a la ligera, que nada solucionan, y los problemas que debían ser aclarados, siguen sin resolver.
Esa forma indebida de razonar con ciertos argumentos sin consistencia, sólo ha servido para que en nuestras decisiones prevalezca siempre la ira y hasta se llega a devolver odio por odio cuando -llegado el caso- en la primer palabra que escuchamos, nos parece que hay una ofensa escondida y devolvemos “golpe por golpe” aunque nadie nos haya pegado.
Cuando escuchamos decir “si te golpean en una mejilla, pon la otra” en forma repentina brota de nuestra parte un tipo de “rechazo” que no debiéramos tener nunca y decimos cosas que no debieran decir ni pensarse.
Llega un momento en que la más pequeña frase o palabra de consuelo pareciera no tener valor, y una caricia de nuestra mano puede llegar a ser considerada un gesto en desuso, que no nos permite demostrar que sabemos y queremos perdonar si nos ofenden.
Así, con ese tipo de creencia, no se puede ni se debe seguir viviendo.
¡Así, no, “ojo por ojo, diente por diente”!
No, no y no.
Ni ahora, ni mañana, ni nunca.


Más relatos en lo de Teresa

39 comentarios:

  1. Señor Eduardo, estoy totalmente de acuerdo con su publicacion, tristemente se esta naturalizando un accionar del ser humano que los que venimos de otras epocas no lo podemos comprender. Tambien debo decirle que su escrito me habla de su ser interior.

    Le dejo un saludo.
    Tere.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo y tu comentario muestra la radiografía de tu otro yo.
      Saludos, Eduardo, desde el perfil de mi hija

      Eliminar
  2. No porque no suele ganarse nada, lo que se pierde vale más que un ojo y no satisface.
    Señor Eduardo, un deleite leerle, siempre atinado y elegante, humanamente excelente. Besito cariñoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradecido por leer mi entrada, trataré de complacerte en el futuro.
      Saludos, Eduardo, desde el perfil de mi hija

      Eliminar
  3. Y si, estamos todos medio pasados de revoluciones. Enseguida salta la violencia, sin detenerse a pensar ni a reflexionar un segundo. Primero te pego, luego vamos viendo como sigue ... y sigue mal claro.
    Ojalá este tu pensamiento se haga realidad y la cosa cambie, que ya va siendo hora.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos que dejar el garrote de lado y seguir ayudando a los demás con nuestra mejor voluntad.
      A veces una sonrisa hace milagros.
      Saludos, Eduardo, desde el perfil de mi hija

      Eliminar
  4. Tienes razón, se ha perdido aquel cariño, aquel gesto, en fin que hay que parecer dura porque sinó no te digo lo que pareces. Hay que saber perdonar y lo de la venganza, sirve para poco.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdonar y desterrar la venganza debe ser nuestra permanente obligación.
      Saludos, Eduardo, desde el perfil de mi hija

      Eliminar
  5. qué placer leerlo, Eduardo!
    qué bella unión de la sabiduría que da el tiempo con ese empuje tan jóven.
    mi amable respeto.
    qué orgullosa debe sentirse su hija!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras.
      Ese "orgullo" que puede tener ella para mi llega a ser un lujo invalorable.
      El que yo siento por ella no se puede definir con palabras y los abrazos no alcanzan.
      Saludos, Eduardo, desde el perfil de mi hija

      Eliminar
  6. Muy buena reflexión y proclamar un no al ojo por ojo! Creo que se han desmedido los egos y el orgullo. Los niveles de susceptibilidad están al límite. Saludos Eduardo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reitero ¡no al ojo por ojo!
      Estoy totalmente de acuerdo con tus palabras.
      Saludos, Eduardo, desde el perfil de mi hija

      Eliminar
  7. Estoy muy de acuerdo contigo: el mundo en que vivimos es consecuencia del ojo por ojo, aunque sea una vendetta mercantil y psicológica. Sí señor.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo pienso igual.
      Saludos, Eduardo, desde el perfil de mi hija

      Eliminar
  8. Vivimos en un mundo agresivo y bastante enloquecido, no responder "como corresponde" a cualquier tipo de agresión hoy en día está incluso mal visto. Existe poco diálogo sin gritar y los instintos se sacian mejor apelando a La ley del Talión, al ojo po ojo. No parece que las perspectivas de futuro sean muy halagueñas en este sentido.
    Me ha gustado tu reflexión Eduardo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con tu punto de vista.Me alegra saber que coincidimos.
      Saludos, Eduardo, desde el perfil de mi hija

      Eliminar
  9. Recuerdo otro escrito en que dabas ese valor a la caricia, a la comprensión. Aprendo de ello.
    A veces parece parece que tenemos de ver ofensas donde no las hay, buscar enemigos, no sé si por justificar nuestras carencias.
    Y con solo un poco de ternura se podrían resolver tantas malentendidas afrentas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso que sólo un poco de ternura podríamos arreglar el mundo.
      Saludos, Eduardo, desde el perfil de mi hija

      Eliminar
  10. ¿Y qué se espera de una sociedad tan agresivamente competitiva?. ¿El perdón?. ¿La confianza?. ¿La ternura o el amor?.
    Si nos sentimos sobresalientes (los vencedores), o humillados (los vencidos), ¿qué mundo nos espera?.
    Y sin embargo yo espero, yo tengo esperanza, cuando leo voces sabias como la suya, que nos recuerdan el camino que siempre existió, y que el polvo de nuestro egoísmo ha ocultado en estos tiempos de vértigo y locura.
    Un abrazo
    ibso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿qué mundo nos espera?
      Primero proyectemos el mundo que quisiéramos tener. En tu comentario me entero de tus esperanzas, entonces empecemos
      ¡ya somos dos!

      Eliminar
  11. Yo grito contigo ese NO!!! bien fuerte, que bonitas palabras nos dejas cada jueves, Eduardo.
    Muchas gracias por acudir a no vengarte conmigo.
    Un beso.
    P.d perdóname que no haya pasado a leerte antes, vaya desastre de anfitriona que soy.

    ResponderEliminar
  12. Buena filosofia de vida, que deberíamos seguir todos los seres humanos. Felicidades por pensar asi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco por compartir ideas y te felicito yo también.
      Saludos, Eduardo, desde el perfil de mi hija

      Eliminar
  13. Sabias palabras. Nuestro comportamiento a veces se ve inclinado a la ira, a la venganza, a la rabia, cuando debería estar siempre regido por la cordura, el respeto a los demás, la tolerancia. Lo que sucede es que la sociedad ha evolucionado hacia un deterioro progresivo de esos valores, a lo cual contribuye sobremanera el hecho de que cada vez es más difícil mantener la altura de miras en una sociedad donde los poderes económicos, religiosos, legislativos, ejecutivos, judiciales favorecen la existencia de tremendas diferencias sociales entre los individuos que la conforman.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu comentario no necesita más ideas (está completo) El mejor deseo de mi parte es que se consiga todo.
      Saludos, Eduardo, desde el perfil de mi hija

      Eliminar
  14. En un mundo donde prima el valor por lo que nada vale, es un lujo encontrar pensamientos como los tuyos Eduardo. El sentido comun, la cordura, no pueden perderse.
    No, no me gusta la venganza.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El verdadero lujo es estar preparado para repeler siempre la venganza.
      Saludos, Eduardo, desde el perfil de mi hija

      Eliminar
  15. Excelentes palabras, llenas de sentido, valor y emoción.
    Un placer leerte Eduardo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradecido por tu comentario.
      Saludos, Eduardo, desde el perfil de mi hija

      Eliminar
  16. En principio estamos de acuerdo. Lamentablemente el mundo nos muestra a cada momento, que la intención es la contraria.
    De todos modos, no debemos abandonar la idea de lo que nos parece es lo único posible, para la supervivencia del mundo y del ser humano.

    un abrazo, Eduardo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo en seguir teniendo esa idea.
      Pienso que ese debiera ser el futuro.
      Saludos, Eduardo, desde el perfil de mi hija

      Eliminar
  17. digamos como lo he dicho en mi relato yo tampoco voy por la venganza, muy buen y cierto relato vaya que me ha hecho pensar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra haberlo podido conseguir.
      Saludos, Eduardo, desde el perfil de mi hija

      Eliminar
  18. Pues no, claro que no, no se consigue nada ni se llega a ninguna parte con el ojo por ojo, porque quien actua con odio y venganza, sembrando eso, recogerá justo eso: más odio y más venganza, que a su vez generaran más odio y más venganza y así en una espiral que no termina, o termina con la muerte... ¿y total para qué?, si hay siempre muchas más cosas que nos unen que aquellas que nos separan.

    Mil besitos gordotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que desterrar el ojo por ojo. A nada lleva, más que a más odio.
      Saludos, Eduardo, desde el perfil de mi hija

      Eliminar
  19. La venganza corroe, nos pudre, termina con lo bueno de ser humanos y de verdad creo que vale la pena luchar contra esos impulsos. No es bueno promoverlos
    Un abrazo Eduardo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy muy de a cuerdo con tu punto de vista.
      Seguiremos luchando
      Saludos, Eduardo, desde el perfil de mi hija

      Eliminar
  20. Ya, ya se que llego tarde a comentar... Pero ha sido un placer leerte. Sabias palabras, semillas para sembrar cuando la vida nos demuestre lo contrario al perdon.
    Un abrazo

    ResponderEliminar