Seguidores

miércoles, 5 de septiembre de 2012

ESTE JUEVES, UN RELATO: RELACIONES (250 palabras)

* Si bien la consigna era comenzar con una frase determinada, me tomé la libertad de utilizarla no como inicio, sino destacada dentro del relato.



Muchas veces no nos damos cuenta de la soledad en que vivimos y llegamos a creer, equivocadamente, que la vida es solamente una sucesión de horas y días que van pasando a nuestro lado y nada dicen,
Son períodos vacíos que atravesamos y que sin darnos cuenta se van amontonando ante nuestra total indiferencia.
Son esos momentos huecos que no dejan huellas ni recuerdos, nada nos sirve, nada vale, y los días en que creemos vivir, son tan grises que lastiman.
Todo se abandona, en nada se cree, todo nos parece igual; es un muestrario de tristezas, de apatía…
Nada nos despierta el más mínimo interés y hasta llegamos a lo peor, cuando sentimos que estamos perdiendo la fe y falta poco para hundirnos en un total abandono, en todo: sentimientos, pensamientos, que nos pueden ayudar en un futuro, aunque lejano.
Hasta llegamos a sostener que el amor no existe, que es una cosa absurda y que todo es mentira.
Pero afortunadamente, algo sucede en forma inesperada, que hasta nos hace desconfiar, creyendo que es apenas una fantasía, algo irreal.
Pero después de tantas dudas y desconfianzas, aparece algo así como un milagro que nos permite ver que todo ha cambiado.
Yo pude comprobar, de golpe QUE DESDE EL MISMO INSTANTE EN QUE TE VI, SENTÍ QUE ME HABÍA ENAMORADO.
Ahora sonrío, ahora soy otro, no necesito más.
¡Te encontré! -así de simple-
Ahora soy otro.
Ahora sonrío.
Ahora lo sé y puedo decirlo a gritos ¡ya no estoy solo! Ahora somos dos.





Más relatos sobre relaciones, en lo de San

46 comentarios:

  1. El amor como la sonrisa hacen magia en nosotros, nos hace mas nobles y buenos. Hasta queremos ir mejorando cada día. Y que distinta se ve la vida sin ellos.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que tratar que el amor y la sonrisa vivan juntos. De nosotros depende.

      Saludos, Eduardo, desde el perfil de mi hija

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Lo ideal es que perdure. Si se puede conseguir que sea eterno, mejor. Pero hay que ganarlo y merecerlo.
      Saludos, Eduardo, desde el perfil de mi hija

      Eliminar
  3. Tu texto me recordó un viejo poema que terminaba diciendo:

    ... pero aunque te lo lleves siempre todo
    y luego alguna vez y de algún modo,
    se queje de estar solo el mismo Dios,
    yo no estoy solo nunca en mis entrañas
    pues, aunque esté sin cielo y sin montañas,
    contigo, Soledad, ya somos dos.

    No quisiera sonar dramática, pero me siento un poco como lo que decis. Supongo que son épocas. Por lo menos la soledad - aun - no me molesta. Y si bien no espero específicamente un amor, si espero que algo me sacuda la modorra.
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo diría¿somos dos? Somos multitud, gracias a dios!
      Saludos, Eduardo, desde el perfil de mi hija

      Eliminar
  4. QUE DESDE EL MISMO INSTANTE EN QUE TE VI, SENTÍ QUE ME HABÍA ENAMORADO.
    Espero que todos hayan conjurados estas palabras alguna vez (aunque sea) la felicidad es infinita, la sensación de vacío desparece y todo luce no tan negativo ni catastrófico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando esa frase de nuestro corazón hay que vivir repitiéndola. Después hay que agradecer que siga estando donde estaba.
      Saludos, Eduardo, desde el perfil de mi hija

      Eliminar
  5. Nos perdemos en la rutina, desesperamos, nada tiene valor ni sentido, pero...ese día llega, tarde o temprano, el amor como un regalo inesperado, doble regalo, doble alegría.
    Gente de poca fe somos. Que dure, que exprima, que ese día se convierta en segundos llenos de sentido, en años.
    Besito, hermosa forma de iniciar la frase de consigna, en el centro del relato, nos da vida y aire y sonrisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cunado ese día llega, hay que tratar que "esa planta" no se marchite.
      Saludos, Eduardo, desde el perfil de mi hija

      Eliminar
  6. El tedio de una existencia sin amor. Sólo el amor basta y sólo el amor nos hace humanos. Y libres.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando falta ese amor nos damos cuenta que ha nacido el tedio en nosotros.
      Saludos, Eduardo, desde el perfil de mi hija

      Eliminar
  7. El amor mueve montañas y levanta hasta el más moribundo.Todo estaba perdido hasta que llegó el amor. Parece mentira pero sucede, tienes razón.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así, hay que recomendarlo a los demás, a diario.
      Gracias por pasar y comentar.
      Saludos, Eduardo, desde el perfil de mi hija.

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Cada día y en todo momento!
      Saludos, Eduardo, desde el perfil de mi hija.

      Eliminar
  9. Ayyy, qué bello cuando se enciende esa chispa que nos enciende la mirada, la ilusión, y todo reverdece alrededor. Se crea una primavera interior. El amor, es así de maravilloso.
    Muy bello texto, en que la soledad pierde su grisura y adquiere colores propios y vivaces, porque se torna compañía.
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te deseo que esa primavera interior llegue a ser eterna.
      Saludos, Eduardo, desde el perfil de mi hija.

      Eliminar
  10. muy cierto, todo puede estar vacío, inncluso nosotros mismos y el amor con su magia puede llenarlo todo de pronto.bss


    (siento mi estilo telegrafico, ando mal de brazo derecho)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que no falte amor en tu mochila (y que tu brazo mejore)

      Saludos, Eduardo, desde el perfil de mi hija.

      Eliminar
  11. Magnífico Eduardo, creo que esta semana tú y yo queremos hablar de lo mismo. Al final el amor es lo único importante y lo que nos mantiene vivos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deseo que "sigamos vivos" siempre por muchas semanas que pasen.
      Saludos, Eduardo, desde el perfil de mi hija.

      Eliminar
  12. Un relato muy emocionante. Me ha llegado eso de que "... los días en que creemos vivir, son tan grises que lastiman."
    El amor existe, bien dices, aparece y rellena ese vació que nos quedaba. Los días adquieren riqueza cromática.
    Un cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que nunca vuelva ese vacío que quedaba. Saludos, Eduardo, desde el perfil de mi hija.

      Eliminar
  13. Tan definitivo y determinante como que salga el sol. Tan necesario como el aire...

    Muy bueno leerte una vez más.

    cariños jueveros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras. Trataré de que no te falten lecturas futuras! Saludos, Eduardo, desde el perfil de mi hija.

      Eliminar
  14. que hermoso me ha encantado y que difícil es encontrar aquella persona para compartir nuestra vida y simplemente decir ya no necesito más realmente me siento completa... ufff!!! que real y cierto relato que... lastimosamente el final no muchos lo comparten

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay nada difícil en buscar esa persona, pero encontrarla, a veces no es muy fácil...hay que insistir.
      Saludos, Eduardo, desde el perfil de mi hija.

      Eliminar
  15. Terrible la soledad y qué felicidad cuando se conoce a otro que será parte nuestra. Dos en uno. Muy bueno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOS EN UNO son multitud hay que buscar y tratar de hallar.
      Saludos, Eduardo, desde el perfil de mi hija.

      Eliminar
  16. Es una belleza de carta desde la primera frase hasta la ultima. Cuando estamos desmotivados, los días pasan tal como los describes, días grises que no dejan recuerdos, eso cambia mucho cuando una ilusión nos acompaña, y si esa ilusión se llama amor, entonces, aunque diluvie, el sol no dejará de brillar. Me encantó. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras ¡que no te falte ese sol! y que el tuyo sepa iluminar al otro...Saludos, Eduardo, desde el perfil de mi hija.

      Eliminar
  17. Buena conclusión a un relato que se inicia con desesperanza.
    El amor es un buen revulsivo en la rutina de la vida.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu visita y comentario.
      Saludos, Eduardo, desde el perfil de mi hija.

      Eliminar
  18. Nuestra existencia se voltea en solo un instante, basta un cruce de miradas para que el amor brote. Muchas veces me paro a pensarlo ¿Que hace eso posible? sea lo que sea, es maravilloso. Comienza la carta con desesperanza y termina explosiva.
    Un abrazo Eduardo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando ese amor brota las preguntas y los por qués sobran.
      Saludos, Eduardo, desde el perfil de mi hija.

      Eliminar
  19. He sentido esa soledad, ese vacío en mi propia carne. He vivido la sensación que describes magistralmente de que todos los días son anodinos, insustanciales vacios y he visto como el amor era capaz de transformar esos días en días alegres, optimistas, llenos de esperanza. Es un potente acicate el amor.
    Me ha gustado mucho tu carta, Eduardo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MORALEJA: primero el amor, después el amor, y siempre el amor...la sal de la vida
      Saludos, Eduardo, desde el perfil de mi hija.

      Eliminar
  20. Lo más triste y lo más bello de la vida, esa soledad que te roba las ganas de vivir y ese amor que aparece cuando menos lo esperas y cambia el mundo entero.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese amor que aparece borra todo lo malo de su ausencia. si lo regamos a diario no muere nunca.
      Saludos, Eduardo, desde el perfil de mi hija.

      Eliminar
  21. Las dos caras de la moneda... la más profunda soledad y un paso adelante lo único que la mitiga, la compañía de alguien con quien se comparte...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si sucede eso, no es necesario pedir nada más. Saludos, Eduardo, desde el perfil de mi hija.

      Eliminar
  22. Tenés razón en cada una de tus palabras, estamos en un mundo de descreimiento, de desconfianzas y de cosas superfluas.
    Pero bueno, leyendo tu final me lleno de esperanza.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que esa esperanza se concrete y tome cuerpo. Saludos, Eduardo, desde el perfil de mi hija.

      Eliminar
  23. Qué afortunados!!! :) Y que dure...

    Un placer pasarme también por aquí. Veo que este espacio es del papá de Neogéminis. Encantada, pues, Eduardo.

    Hasta pronto.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario y visita.
      Saludos, Eduardo, desde el perfil de mi hija.

      Eliminar