Seguidores

miércoles, 10 de octubre de 2012

ESTE JUEVES, UN RELATO: El Teléfono



Hay veces en muchos momentos de nuestra vida por al que transitamos, que notamos que hay algo que suele aparecer de improviso en ciertas circunstancias, sin ninguna premeditación, algo así como un vacío que lastima y acobarda.
Se llama soledad.
Entonces, por alguna causa ajena a nuestros deseos, nos sentimos separados de los demás,  amigos, conocidos, familiares, y descubrimos de improviso que estamos solos, completamente solos, sin ninguna compañía  que nos ayude a seguir adelante.
Sentimos de golpe que estamos y vivimos desubicado de todo, en medio del mayor desconcierto y nos demos cuenta que ese tipo de soledad que tanto nos duele, se debe a nuestra exclusiva culpa, de tal manera que no corresponde acusar a nadie de la falta de afectos con que nos encontramos y comprendemos que no se trata de que los demás nos hayan abandonado en sus pensamientos y lo que es más importante, en su estima.
Muchas veces -cuántas!- vemos que la equivocación es nuestra y de nadie más y aunque nos cuete, tenemos que aceptarla.
Notamos de golpe, cuando razonamos, con calma, que de nuestra parte no apareció ni un momento de lucidez para comprender que somos nosotros nos hemos olvidado de hacer llegar en su momento una sola palabra de cariño y amistad a quien corresponda, de ese mismo afecto que desearíamos que nos llegara departe de los demás y que no llegó, pese a saber que nuestra amistad sigue estando intacta.
Hubiera bastado una sola cosa, muy valiosa, muy pequeña, un simple llamado telefónico de nuestra parte, nada más que eso, un simple llamado para no sentirnos culpables de nuestro desamor y olvido hacia los demás.
Tal vez hoy nos parezca que sea muy tarde para darnos cuenta, pero aún queda tiempo para corregirnos.
Hasta el camino más largo comienza con el primer paso.
¡Y cuesta tan poco cambiar!
¿O preferimos ser como fuimos y seguir cometiendo los mismos errores?



Más relatos telefónicos en lo de María José

44 comentarios:

  1. siempre me voy reflexiva de aquí, Eduardo.
    debe ser lindísmo conversar con usted
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tener quien nos escuche es un logro.
      Escuchar a quien nos habla, es un gusto enorme.
      Saludos.
      Eduardo, desde el perfil de mi hija

      Eliminar
  2. Siempre se está a tiempo, esa llamada, ese cariño, no valen excusas ni autocompasiones, hay que querer querer, cueste lo que cueste.
    Besito lo mismo, cariñoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo.
      saludos.
      Eduardo, desde el perfil de mi hija

      Eliminar
  3. Prefiero tomar el teléfono y decirte ¿cómo estás? ¿qué contás? Te cuento....

    (claro, no tengo tu teléfono, pero llamo a tu hija, y lo arreglo,jaja)

    un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con eso me conformo, y desde ya lo agradezco.
      Saludos.
      Eduardo, desde el perfil de mi hija

      Eliminar
  4. Esperemos que no querido Eduardo, esperemos no seguir cometiendo los mismos errores que nos van separando de las personas que queremos y que nos quiere y que al fin son quienes nos hace felices. Esos pequeños detalles son fundamentales para una buena relación.
    Como siempre buenas reflexiones.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trataremos de no equivocarnos.
      Saludo.
      Eduardo, desde el perfil de mi hija

      Eliminar
  5. Y a veces cuesta tanto dar ese paso. Y que confortante es cuando hay verdadero cariño entre quien llama y quien recibe.
    Un abrazo, Eduardo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta el camino más largo comienza con un primer paso.
      Hay que empezar ya!
      Saludos.
      Eduardo, desde el perfil de mi hija

      Eliminar
  6. Tal vez la circuntancias contribuyeron. Es tan dificil dar ese primer paso, tal vez esté la sensacion de estar en el lugar incorrecto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo más difícil es decidirse a dar ese primer paso, después es fácil
      Saludos.
      Eduardo, desde el perfil de mi hija

      Eliminar
  7. Hola Eduardo. Encantado de conocerte y de leerte.
    Tienes razón, pero sólo en parte. Nacemos acompañados, crecemos y envejecemos también junto a alguien. pero siempre somos nosotros solos. Nadie nos conoce y nos acompaña como nosotrso mismos, incluso a veces nos desacompañamos... somos así de torpes. Entonces es cuando es necesaria esa llamada, ese paso que nos cuesta dar un mundo, pero que después de hacerlo nos da un poco más de paz, pero sólo hasta la inquietud siguiente nos pesa en forma de soledad, a esa es a la que tenemos que vencer y aceptarla como un bien deseado. Luego... están los demás.

    Un abrazo muy fuerte y... ¡¡Excelente este Tchaikovsky!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra conocerte. Agradezco tu comentario.
      Este Tchaicovsky es "none but lonely heart ", me alegra que te guste.
      Saludos
      Eduardo, desde el perfil de mi hija

      Eliminar
  8. Muy buena reflexión. Muchas veces echamos la culpa a los demás de nuestros propios errores; pero es tan difícil aceptar esto, que pasan los años y no hacemos nada por solucionarlo, y todo queda en el olvido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre queda tiempo para enmendarlos.
      Saludos
      Eduardo, desde el perfil de mi hija

      Eliminar
  9. Siempre hay tiempo para entonar el "mea culpa" y realizar esa llamada. Dicen que de los errores se aprende y llevan razón, la cosa está en saber reconocerlos y rectificar a tiempo. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo importante es tener la voluntad de enmendar los errores.
      Saludos.
      Eduardo, desde el perfil de mi hija

      Eliminar
  10. Hola Eduardo, me encantó visitarte.
    Con tu permiso me quedo en tu lindo rincón.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, se agradece la visita.
      Saludos.
      Eduardo, desde el perfil de mi hija

      Eliminar
  11. FELIZ CUMPLEAÑOS, EDUARDO y BUENA VIDA!!!
    SI, SEÑOR!
    LE DEJO ABRAZO Y BESO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias!
      Saludos.
      Eduardo, desde el perfil de mi hija

      Eliminar
  12. Muy Feliz Cumple Eduardo!
    Espero no haber llegado tarde y que me hayan dejado un pedazo de torta. :)

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Siempre habrá un pedazo de torta que desde ya te reservo, y seguiré reservando.

      Eliminar
  13. A veces el orgullo nos deja en soledad, una palabra dicha a tiempo, un gesto, puede cambiarlo todo. Pero hay gente que prefiere perder un amigo, un familiar y hasta un ser amado por no levantar el teléfono, ni dar el brazo a torcer. A mi me parece una estupidez, prefiero perder mi orgullo y luchar hasta al final por alguien que merece la pena.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comparto tu sentir completamente.
      Saludos, Eduardo, desde le perfil de mi hija.

      Eliminar
  14. Las personas somos tan complejas, que a veces no entendemos las razones por las que una comunicación se cortó, o no aceptamos que hemos cometido errores, así de simple. Buena reflexión senior.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradecido por tu comentario.
      Saludos, Eduardo, desde le perfil de mi hija.

      Eliminar
  15. Lo primero MUCHAS FELICIDADES! aunque con un poquito de retraso.
    En cuanto a esa falta de comunicación, es complicado pero a veces cuesta mantener el contacto y con el paso del tiempo detenerse y dar ese primer paso se hace muy costoso.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus buenos deseos. Se lucha con el primer paso, en el segundo, ya corremos.
      Saludos, Eduardo, desde le perfil de mi hija.

      Eliminar
  16. vaya que cierto e impresionante relato que... hace reflexionar y pensar en nuestras actitudes diarias, de lo que hacemos o no somos capaces de hacer por temor u orgullo, la verdad debo confesar que... es realmente y sinceramente un honor el ser parte de los seguidores de esta pagina y más que de esta pagina de los sentimientos y vivencias que nos deja con mucho cariño Eduardo, de verdad muchas gracias de corazón... DESDE LA DISTANCIA UN FUERTE Y SINCERO ABRAZO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. agradecido por tus palabras y por tu fuerte y sincero abrazo.
      Saludos, Eduardo, desde le perfil de mi hija.

      Eliminar
  17. Tal como lo cuentas Eduardo, dejamos pasar tantas oportunidades, tantas buenas ocasiones para acercarnos a los otros, que la soledad se hace dueña. No cuesta nada marcar unos números y decir hola, luego queda esa felicidad y la paz del encuentro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy de acuerdo,
      Saludos, Eduardo, desde le perfil de mi hija.

      Eliminar
  18. Nunca es tarde para acercarnos a los demás.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo!
      Saludos, Eduardo, desde le perfil de mi hija.

      Eliminar
  19. Buena reflexión y a veces con descolgar el telefono y decir un Hola, buenas tardes...y comenzar a hablar es suficiente. Gracias Eduardo por participar. UN abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradecido por tu comentario.
      Saludos, Eduardo, desde le perfil de mi hija.

      Eliminar
  20. Cuando de verdad me importa una amistad, no dejo pasar mucho tiempo sin darle una llamada, por corta que sea, esa persona sabe que me importa, y que la recuerdo. Sé de muchos que se quejan de que nadie les recuerda, pero mientras estaban bien, no cuidaron esas flores, que según decía mi abuela eran los amigos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos muy de acuerdo. Gracias por tu comentario.
      Saludos, Eduardo, desde le perfil de mi hija.

      Eliminar
  21. La soledad no deseada debe ser terrible. Pienso que se llega a esa situación por un alejamiento que en ocasiones responde a desidia o dejadez, otras a nuestro carácter individualista, otras a nuestra incapacidad de acercamiento a los demás. Algo tan simple como una llamada a tiempo, puede constituir en ocasiones un obstáculo casi insalvable. Los beneficios de lograr superarlo justifican ampliamente el esfuerzo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy de acuerdo.
      Saludos, Eduardo, desde le perfil de mi hija.

      Eliminar
  22. una reflexión de lo más cierta... sin dudas muchas veces pensamos que ya fue... que ya pasó... pero eso es porque en realidad no queremos hacer nada para cambiar... esta el caso en que cambiar por esa persona no es lo que queremos porque no vale la pena... pero hay otras que sí lo valen... y no hay que dejar pasar el tiempo. excelente relato! un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy agradecido por tus palabras.
      Saludos, Eduardo, desde le perfil de mi hija.

      Eliminar