Seguidores

martes, 3 de septiembre de 2013

ESTE JUEVES UN RELATO, El olvido



Si tuviésemos que hacer un resumen de nuestra vida, tratando que no se escapara ningún detalle, necesitaríamos dos tipos distintos de listas: en una trataríamos que estuviera registrado todo lo bueno que pudimos hacer en nuestro diario vivir, todo absolutamente todo, pero buscando que fuera la pura verdad, sin omitir nada, ni siquiera lo más mínimo, aunque nos pareciera que no tiene importancia.
Haríamos una lista de forma que la sinceridad sería el principal ingrediente, dando lugar a que no se nos escape nada ni tampoco se agregue nada a favor porque sí.
Lo importante sería que mostrara todas las virtudes que pudiéramos tener, grandes o pequeñas, simples o importantes, para que quedara al final de su confección, un detalle completo y real de cómo somos.
Si se diera el caso que alguien tuviera que opinar y juzgar lo vivido por nosotros, tendría allí la verdad y podrían saber y juzgar cómo fuimos. Con la satisfacción de haber sido sinceros cuando hicimos el inventario de nuestros buenos actos podríamos ocuparnos de hacer otra lista, simple o detallada de lo otro, lo que no debió ser, pero fue. Lo que a pesar del paso del tiempo, no pudo ni borrarse ni cambiarse.
Pero como en el caso de la otra lista - la de las cosas buenas- estaría registrada la verdad, sin omitir nada y podrían verse allí los posibles errores que tuvimos.
Entonces, al final de esas recordaciones, sólo quedaría poner a cada una un título, que resuma y defina lo que fue, una diría con letras bien grandes y legibles todo lo grato que fue y aunque reconociendo que podría haber sido más amplia. Y en la otra bastaría poner unas pocas palabras que digan “para olvidarse”…aunque mejor sería romper esa lista y hacernos la ilusión que nunca existió.

Hay cosas que no debieran existir, pero existen y su destino final debiera ser uno solo, EL OLVIDO. Nos puede costar hacerlo, pero si lo conseguimos, no hará falta nada más.

Más relatos, en lo de Charo

26 comentarios:

  1. Me parece genial tu reflexión. Siempre he querido llevar un diario de mi vida pero solo lo he hecho a medias...hay cosas que no quiero que se me olviden, tanto buenas como malas.Creo que el olvido a veces es un mecanismo de defensa porque hay cosas que si las tuviéramos siempre presentes no nos dejarían vivir. Gracias por participar Eduardo, un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer poder hacerlo. Gracias por tu amable comentario.
      Saludos, Eduardo.

      Eliminar
  2. Es una buena reflexión, dos listas, y lo malo para olvidar, me gusta. Con el paso del tiempo si los leyéramos nos quedariamos sorprendidos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Creo que he cometido demasiadas equivocaciones, prefiero no hacer balance.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Lo que por estos lares se llama "la lista tonta" y "la lista lista", de lo que no estoy muy segura es decir cual es cual.
    Buena tarea la suya

    ResponderEliminar
  5. Eso es lo que aconsejan los psicólogos, ¿lo eres tú?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me faltan varias materias para serlo!
      Saludos, Eduardo.

      Eliminar
  6. Para algunos actos anotados en la lista, muchas veces borrón y cuenta nueva, otros en cambio gusta mantenerlo en la memoria. Buena recomendación Eduardo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Queda a cargo de cada conciencia
      Saludos, Eduardo.

      Eliminar
  7. Una lista de lo bueno y lo malo con toda sinceridad y digamos que algunas cosillas quisiéramos olvidar o que de algún modo o alguna forma no explico el por que? definitivamente hemos olvidado

    ResponderEliminar
  8. Una excelente reflexión, y es verdad hay cosas que es mejor olvidar, pero que difícil se hace a veces lograrlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. A mi me gustaría borrar algunas cosas, pero borrarlas de verdad sin embargo siguen en mi memoria y se resiste al olvido. Esto de la memoria es tan relativa que no me atrevo a afirmar nada. Pero me ha gustado tu reflexión.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La decisión es personal.Suerte!
      Saludos, Eduardo.

      Eliminar
  10. Supongo que esas listas las tenemos grabadas ¿en nuestra conciencia? Lo que ocurre es que no las vemos y seguramente no miramos esa conciencia con esa sinceridad que sería exigible.
    Me gustó, una semana más, tu reflexión, Eduardo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco por tu comentario.
      Saludos, Eduardo.

      Eliminar
  11. Excelentes palabras para recoger una reflexión muy buena sobre todo aquello que nos sucede y que en el fondo desearíamos poder borra de un plumazo. UN abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu amable comentario.
      Saludos, Eduardo.

      Eliminar
  12. A veces es difícil olvidar... Supongo que porque a veces es difícil perdonarnos a nosotros mismos...

    ResponderEliminar
  13. siempre tan sabio usted, querido Eduardo!

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vos por tus palabras.
      Saludos, Eduardo.

      Eliminar