Seguidores

jueves, 9 de enero de 2014

ESTE JUEVES, RELATO CON REGALO

Mi imagen inspiradora




En todos los mares del  mundo, hay amaneceres y hay ocasos.
Si pudiéramos dejar registrado el momento en que eso sucede -una fotografía, por ejemplo- no podríamos saber si el sol está apareciendo o si por el contrario, está ocultándose en el horizonte.
Son preguntas inocentes que podríamos hacernos y lamentablemente no tendríamos la respuesta.
Son dos cosas distintas y a pesar de ello, confunden hasta el punto de no saber cuál es uno y cuál es otro.
Notamos que en nuestra vida sucede algo mucho más definido.
Hay un momento en que nos parece ver en esa foto que algo comienza, el principio de todo aquello que vamos a vivir -aún desconocido- pero que irá desarrollándose de a poco, minuto a minuto, sufriendo leves cambios.
Nadie sabe cómo sera la transformación, lo iremos descubriendo de a poco, día a día, momento a momento, hasta llegar a ese ocaso -también desconocido- en el  que quedará registrado nuestra propia evolución.
Puede ocurrir que pensemos que si supiéramos a tiempo el resultado final, podríamos  corregirlo para que nuestro paso por el mundo resultara incuestionable.
Pero sucede que Aquél que planificó nuestra vida,  prefirió que todo fuera de otra manera, es decir, que nuestro proceder fuese el resultado de haber sabido distinguir en su momento una cosa de la otra, para llegar a ese final, el ocaso, habiendo aprendido cómo debe ser nuestra conducta en nuestro diario vivir.
Nos queda una última reflexión, hay un tramo a vivir desde nuestro amanecer hasta el ocaso final y nos corresponde a nosotros -solamente a  nosotros- definir su desarrollo.

 Sabemos que existe un principio y un final, lo que suceda entre uno y otro es obra nuestra. Pedimos a Dios que no nos equivoquemos cuando elijamos la ruta a seguir. 


Más relatos en lo de Gaby


Muchas gracias Gaby por la original presentación, y gracias a Pepe por la imagen inspiradora!


22 comentarios:

  1. Que tus palabras se hagan realidad.

    ResponderEliminar
  2. Entre el amanecer y el ocaso vivimos lo cual implica un continuo tomar decisiones, elegir y, como tú bien dices, no sabemos el resultado final hasta que este no ocurre.
    Me gusta el pensamiento que te ha inspirado la foto. Para tu conocimiento y a título exclusivamente informativo, se trata de una puesta de sol en la playa de Torrox-Costa (Málaga), lugar donde a veces busco un poco de tranquilidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trataremos de elegir siempre lo mejor. Hermosa vista!
      Saludos, Eduardo.

      Eliminar
  3. Muy interesante tu reflexión, y cómo ante la dificultad de percibir si realmente es amanecer o atardecer el que enseña la imagen, vas haciéndonos sentir el trayecto de la vida.
    Amanecemos y en el transcurrir, la vida se nos va atardeciendo en un sinfín de sucesos -algunos designados por el destino y otros, indudablemente decididos y encaminados por nuestras propias decisiones.
    Agradezco enormemente tu participación en este jueves, ha sido un gusto contar con tu compañía.
    Besos:
    Gaby*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu excelente conducción.
      Saludos, Eduardo.

      Eliminar
  4. Qué buenas palabras, para reflexionar como todo lo que nos dejas.
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  5. Un amanecer, un nuevo día pleno de posibilidades hasta el ocaso, entonces volvemos a empezar de nuevo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Tienes razón, es difícil escoger el camino correcto, porque equivocarse es de humanos.
    Buena reflexión
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Me gusta la idea que planteas, es cierta esa semejanza entre el amanecer y el poniente y muy buena su conexión con momentos de la vida.
    El que no sepamos lo que nos va a ocurrir tal vez sea mejor, los errores se cometen y ¿qué le vamos a hacer? Asumirlos y tratar de acertar en la siguiente.
    Un abrazo Eduardo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En eso estamos.
      Siempre hay algo que aprender.
      Saludos, Eduardo.

      Eliminar
  8. Una imagen preciosa la que te toco en suerte Eduardo, da para reflexionar y bien que lo has hecho, siempre nos dejas una pregunta a la cual contestar, espero que ese camino elegido sea el acertado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Cada amanecer es en si una promesa de futuro, cada día amanece y nosotros vamos viviendo nuevas experiencias. Al terminar cada día vemos si lo acontecido fue bueno o no tanto, así aprendemos y proyectamos nuevos días.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trataremos de aprender lago cada día.
      Saludos, Eduardo.

      Eliminar
  10. Tus palabras siempre nos sugieren un camino, que seguramente sería bueno seguir...

    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos hay que intentarlo...
      Saludos, Eduardo.

      Eliminar
  11. Muy bonito tu escrito. Un nuevo amanecer, una nueva oportunidad de vivir siendo felices. Un ocaso, la tranquilidad de la tarde. Renovación de la noche para volver a cargar de energía positiva y volver a comenzar al día siguiente un nuevo día. Lo importante es ir, hacia donde, hacia donde nos lleven los vientos...
    Muy buena tu reflexión.
    Saludos y un abrazo

    ResponderEliminar