Seguidores

jueves, 8 de mayo de 2014

ESTE JUEVES UN RELATO: ROMANCES AMBIENTADOS




Hay amores que nunca mueren…

Muchos de ellos, solo nacieron y su duración fue tan breve…y con tan poca consistencia, que se perdieron con el paso del tiempo, y terminaron en el olvido.
No debemos llamarlos “amores”…no lo merecieron, y si alguna vez nos pareció que lo eran, apenas fue una ilusión, apenas un destello de lo que creímos que podían ser y no fueron.

Hubo otros que creímos que los habíamos descubierto, creyendo que eran de verdad, pero su vida duró también tan poco, que comprendimos que una vez más nos habíamos equivocado y notamos que se fueron con la misma rapidez con que vinieron.

Puede que haya habido muchos o pocos, pero hubo uno ¡¡ese!! que nunca se fue pero tiene aún la fuerza de aquella primera vez, hace tiempo, pero que todavía está intacto, completo, que aparece de golpe otra vez, cuando menos lo esperamos, ese que creímos muerto, pero que todavía está tan latente que lastima.

Y comienzan las preguntas ¿por qué sigue estando? ¿por qué no se fue? Y comprendemos en medio de la pena que si el olvido lo hubiese alejado de nuestro pensamiento, nuestra vida hubiera sido tan vacía que no merecía haber sido vivida.

Nos preguntamos, ahora ¿qué sería vivir sin esos recuerdos?¿se irían los viejos dolores? ¿brotarían otros? ¿o seguiríamos notando la falta de ese amor que ya no está pero que sigue estando tan vivo como estuvo? ¿qué preferimos?





La música que se escucha es la Sinfonía Patética de Tchaikovsky, adaggio lamentoso


Más relatos, aquí

21 comentarios:

  1. Tal vez sea mejor que el vacío, que no haya pasado.
    Y esos dolores recuerden que hubo algo que evitó ese vacío.

    ResponderEliminar
  2. Esos amores que nunca mueren te recuerdan que el Amor lo conjugamos, querramos o no, con la memoria del corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ese corazón es el lugar en que mejor están.
      Saludos, Edurado.

      Eliminar
  3. Un cuerpo vacío de amor, es el que en verdad está hecho de barro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque esté hecho de barro, hay que llenarlo de amor.
      Saludos, Edurado.

      Eliminar
  4. Pienso que hay amores o ilusiones, como los quieras llamar, que sólo sirvieron para ser recordados en un futuro y ahí siguen, cumpliendo su cometido.

    ResponderEliminar
  5. Amar o haber amado, justifica en gran parte el paso por esta vida, sin el, el amor, sería muy triste, pese que con el a veces se nos llene de nostalgias.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si en la vida falta eso, no es vida.
      Saludos, Edurado.

      Eliminar
  6. Es tan lindo amar, es tan doloroso amar. Siempre es preferible el sufrimiento por haberlo vivido que el dolor pasivo de lo que no fue.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo peor que puede pasar, es no haberlo vivido.
      Saludos. Eduardo.

      Eliminar
  7. Hay algunos amores que duran para siempre, porque tienen unas fuertes raíces, que nunca se arrancarán. Pasarán malos momentos; pero aguantarán porqué son fuertes.

    ResponderEliminar
  8. Cuando aparece el amor, todos los demás "amores" pasan a ser simples recuerdos. Con tanta fuerza irrumpe en nuestras vidas que su presencia está siempre con nosotros, aunque físicamente nos sea arrebatado. Los recuerdos hacen que nunca sintamos su ausencia como un vacío.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando aparece el amor, no hace falta nada más.
      Saludos. Eduardo.

      Eliminar
  9. el amor nace para que apuntemos hacia ese norte...el cómo lo hacemos está teñido de todos los colores.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Siempre tiernos tus relatos, Eduardo.
    Creo que acompañan nuestras soledades más íntimas, y nos recuerdan que un día fuimos especiales.
    Me ha encantado leerte

    ResponderEliminar
  11. Todos aún seguimos siendo especiales.
    Saludos. Eduardo.

    ResponderEliminar