Seguidores

jueves, 22 de mayo de 2014

ESTE JUEVES UN RELATO: PERDIDOS EN LA NOCHE

Este jueves conduce Cecy y aporta la imagen Gaby. Gracias a ambas.



PERDIDOS EN LA NOCHE

Sin darnos cuenta, a veces aparecen en nuestras vidas, de golpe, momentos en los cuales creemos que no nos llega esa lucidez que siempre nos acompañó; son momentos desagradables; donde creemos ver que todo es oscuro, impreciso y hasta desconocido.
Creemos que deambulamos en nuestro diario andar: todo se va borrando: no sentimos nada, nos acompaña un silencio desconocido, que nada dice, pero que tanto daño hace. Estamos en medio de la noche, perdidos, solos, a oscuras e indefensos. Nos preguntamos ¿cómo nace en nosotros esa rara sensación que no nos permite pensar ni razonar, pero que tanto duele?
Sólo sabemos que nada sabemos, nos sentimos abandonados en medio de una duda que suponemos nunca se irá. Y así van pasando los minutos, lentos, eternos, vacíos.
Pero otra vez sin saber cómo, creemos ver a lo lejos algo así como una pequeña luz, muy tenue, que trae consigo una esperanza de que volverá aquella claridad que creíamos olvidada. Pudimos comprobar que aquellos momentos en que nos sentimos “perdidos en la noche” ya no nos impresionan, se van yendo. La claridad vuelve, la razón vuelve a estar presente: sólo queda el recuerdo de esa mala experiencia que pasó.
¿Quién no sintió eso alguna vez? ¿Quién no lo vivió?
Pero afortunadamente todo pasó y se fue, y cuando nos preguntamos extrañados el por qué notamos que el remedio fue muy simple, el olvido, que borra todo lo malo, y la sonrisa, que anula y destierra la pena, sea la que sea.


¿Para qué más?

29 comentarios:

  1. En el momento que creemos que estar perdido en esa oscuridad, donde no se ve salida, una sonrisa, una palabra o simplemente un silencio oportuno, puede ser un principio de brillo para iluminar el camino.

    Gracias Eduardo por acompañarme este jueves:)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un gusto haberte acompañado, gracias por tus palabras.
      Un abrazo.
      Eduardo

      Eliminar
  2. No debemos permitir que el recuerdo de infortunios, errores, y desgracias de un pasado infeliz nos robe la alegría de vivir y de disfrutar la poco o mucha felicidad que nos depara el presente.
    Un relato muy reflexivo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Olvidar y sonreír: no es mala pócima par los infortunios.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Tienes razón, yo lo he vivido,hay momentos que te sientes perdida, menos mal que como tú dices la luz regresa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Me pasa cada tanto... por eso Eduardo, me identifico con lo que tan bien expresas. Por suerte, esa lucecita lejana, tiene el bien de aparecer para disipar la oscuridad que toma mi ánimo.
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  6. A veces perderse en la oscuridad nos muestra que lo único que nos queda es hacer lo posible para salir de ella.
    Hermosa y excelente reflexión como siempre Eduardo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. En la noche todo se magnifica, los problemas nos parecen montañas, los proyectos inalcanzables, los miedos invalidantes ¿qué tiene la noche?
    Bonitas reflexiones. Un beso

    ResponderEliminar
  8. Esa noche del alma a la que tu refieres, esa sensación de desamparo, nos sacude más de una vez en nuestra vida pero siempre surge la luz, más tarde o más temprano, la claridad necesaria para continuar más fuertes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Esa sensación que nos trae la noche, ni la quiero pensar, porque me voy ala cama ya y es mejor no pensar.

    ResponderEliminar
  10. Estado de ánimo que en determinadas etapas de la vida parece que nunca se va a retirar, hasta que finalmente y en un momento algo se nos cruza en el camino o nos sucede que nos ilumina esa mala noche. Buena descripción amiga Neo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras. Que todo sea para bien.
      Un abrazo.
      Eduardo

      Eliminar
  11. Muy buena tu reflexión, suponemos que siempre llega la luz y por eso mantenemos la esperanza.

    ResponderEliminar
  12. Sí Eduardo, así tal cual, ha sucedido. Luego amanece... y todo se ve mejor.

    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  13. Lo se Eduardo. Conozco también estos tránsitos del alma, estos aparentes vacíos donde nada se razona ni entiende, donde el caos y la confusión se adueñan de la mente y la llama del corazón parece extinguirse en el recuerdo.
    Buena reflexión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que la confusión no triunfe.
      Un abrazo.
      Eduardo

      Eliminar
  14. La noche es dura en muchos sentidos. Cuando los problemas rondan nuestra mente se hacen mucho más grandes.
    Me ha gustado la manera en la que has encauzado tus palabras para conseguir un texto hermoso
    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Que la esperanza nunca nos deje.
    Un abrazo.
    Eduardo

    ResponderEliminar